Seguidores, fans, amigos, contactos…

Hoy he visto una cifra de esas redondas que suelen servir para marcar un hito en el camino: 1.000.

Esa cifra tan redonda me ha movido a escribir este post con una pequeña reflexión sobre la cantidad de gente con la que tengo algún tipo de relación a través de Internet y que no conozco en persona y es muy probable que nunca llegue a conocer.

Hoy mi perfil de Facebook indica que hay 1.000 personas suscritas a mis actualizaciones en esa red social. Aunque podría parecer una cifra considerable es, en realidad, una cifra insignificante comparada con las que mueven las estrellas del deporte o del espectáculo pero no puedo dejar de estar contento al ver que esa cifra está ahí y que sigue creciendo día a día. Para mí significa dos cosas:

– que en Internet se pueden estar sin necesidad de tocar temas chabacanos y sin hablar de telebasura, famosillos o futbolistas; somos muchos los que pensamos así pero el ruido ensordecedor de la banalidad no nos deja casi abrir la boca. Hay que aceptar que serás minoritario si no te sumas a la corriente del “ola k ase”.

– que en estos tiempos que corren se puede contactar con mucha gente con tus mismos intereses o aficiones en todas las partes del planeta y posiblemente esa sea el único vínculo que mantengas con esas personas. Podría decirse que eso es demasiado superficial, que no son amigos de verdad y posiblemente sea cierto pero es que teniendo los medios que tenemos hoy día es absurdo pensar que tengamos que limitarnos a convivir y compartir con nuestro círculo de amigos de verdad o que sólo podamos establecer relaciones con personas con quienes coincidamos en casi todos nuestros gustos y opiniones. ¿Por qué no voy a poder charlar sobre ciencia y sólo sobre ciencia con personas de derechas y de izquierdas, de España o de Honduras, filósofos o empiristas? ¿Por qué tendría que compartir con esas personas detalles sobre mi vida personal si lo único que nos une es el gusto por la ciencia? ¿Para mostrar las diferencias en vez de lo que nos une?¿Para discutir?

Así que yo voy a seguir por mi camino y si hoy son 1.000, algún día serán 2.000. Tardarán pero llegarán porque a la larga, es mejor tenerlos despacio y buenos, que no rápido y malos.

Y tú que lees esto, que lo tengas claro, estás entre los buenos. 😉

captura facebook mil seguidores