Otra crisis de reputación en redes sociales mal resuelta

Éste es un caso de libro. Tiene todos los ingredientes para que la ley de Murphy llegue hasta sus últimas consecuencias y si algo tiene que salir mal, saldrá mal.

La empresa, un grupo llamado Los Escarabajos que se dedica a repetir una y mil veces las canciones de The Beatles. Intentan moverse en redes sociales PERO sus cuentas las maneja el guitarrista y cabecilla del grupo.

El usuario, un asistente abonado a sus conciertos que ve cómo pasan olímpicamente de sus peticiones de canciones (hechas en tiempo y forma) y cómo cuando escribe un mensaje quejándose, le borran el mensaje.

De entrada, el que el cabecilla del grupo lleve las redes sociales podría parece normal si se tratase de cuatro chavales que acaban de comprarse su primer amplificador pero si se trata de un grupo de músicos profesionales, la cosa ya empieza a chirriar. Es posible que ese señor sepa más de la biografía de John Lennon que de la necesidad de prescriptores para que cualquier acción prospere. Quien piense que las redes sociales son un canal unidireccional en el que unos habla y otros escuchan se equivoca de medio a medio; eso era la web 1.0. Ahora los usuarios tienen voz y pueden usar su cuenta de Facebook, por ejemplo, para pedir a la empresa tal o cual cambio en su producto o para exigir explicaciones por determinado comportamiento.

La reacción de la empresa y el modo en que se relaciona con los usuarios van a determinar si vale la pena acercarse a la empresa como usuario o como rival al que van a trilear en cuanto te saquen los cuartos con la compra del producto o servicio.

Lo que tienes en el siguiente enlace es un ejemplo de reacción equivocada y de cómo hay quien no entiende esto “der fasebú” nada más que para decir “ustedes poné cossas bonitas de nosotros en er fasebú” sin tener en cuenta que puede que lo que pongan los usuarios no sea lo que quiere la empresa y eso también hay que saber gestionarlo.

Mira qué mensaje más respetuoso le escribe Carlos Iglesias a este grupo en su página y cómo se lo borran sin contemplaciones. Cosas “der fasebú”.

Update 24/2/2014

En una demostración de que las redes sociales les hacen pupa a las empresas, los elementos perniciosos de este caso han decidido cambiar de modus operandi. ¿En favor del usuario? ¿Para ofrecer una explicación o una disculpa? Naaaa… Ahora borran todos los comentarios de su página de Facebook que no les sean favorables y han puesto un aviso diciendo que no aceptan mensajes por la página de Facebook y que quien les quiera pedir algo o decir algo que no sea un halago para ellos, que utilice un formulario en su página web.

Para colmo de despropósitos, si pides una canción en el formulario te añadirán sin tu consentimiento a una lista de correo con publicidad de su empresa y como a alguien les dé por denunciarlos en la APD se les va a caer el pelo.

Lo que es no tener ni idea… ¡menúos pofesionales están hechos!

The Beatles en directo