Otra crisis de reputación en redes sociales mal resuelta

Éste es un caso de libro. Tiene todos los ingredientes para que la ley de Murphy llegue hasta sus últimas consecuencias y si algo tiene que salir mal, saldrá mal.

La empresa, un grupo llamado Los Escarabajos que se dedica a repetir una y mil veces las canciones de The Beatles. Intentan moverse en redes sociales PERO sus cuentas las maneja el guitarrista y cabecilla del grupo.

El usuario, un asistente abonado a sus conciertos que ve cómo pasan olímpicamente de sus peticiones de canciones (hechas en tiempo y forma) y cómo cuando escribe un mensaje quejándose, le borran el mensaje.

De entrada, el que el cabecilla del grupo lleve las redes sociales podría parece normal si se tratase de cuatro chavales que acaban de comprarse su primer amplificador pero si se trata de un grupo de músicos profesionales, la cosa ya empieza a chirriar. Es posible que ese señor sepa más de la biografía de John Lennon que de la necesidad de prescriptores para que cualquier acción prospere. Quien piense que las redes sociales son un canal unidireccional en el que unos habla y otros escuchan se equivoca de medio a medio; eso era la web 1.0. Ahora los usuarios tienen voz y pueden usar su cuenta de Facebook, por ejemplo, para pedir a la empresa tal o cual cambio en su producto o para exigir explicaciones por determinado comportamiento.

La reacción de la empresa y el modo en que se relaciona con los usuarios van a determinar si vale la pena acercarse a la empresa como usuario o como rival al que van a trilear en cuanto te saquen los cuartos con la compra del producto o servicio.

Lo que tienes en el siguiente enlace es un ejemplo de reacción equivocada y de cómo hay quien no entiende esto «der fasebú» nada más que para decir «ustedes poné cossas bonitas de nosotros en er fasebú» sin tener en cuenta que puede que lo que pongan los usuarios no sea lo que quiere la empresa y eso también hay que saber gestionarlo.

Mira qué mensaje más respetuoso le escribe Carlos Iglesias a este grupo en su página y cómo se lo borran sin contemplaciones. Cosas «der fasebú».

Update 24/2/2014

En una demostración de que las redes sociales les hacen pupa a las empresas, los elementos perniciosos de este caso han decidido cambiar de modus operandi. ¿En favor del usuario? ¿Para ofrecer una explicación o una disculpa? Naaaa… Ahora borran todos los comentarios de su página de Facebook que no les sean favorables y han puesto un aviso diciendo que no aceptan mensajes por la página de Facebook y que quien les quiera pedir algo o decir algo que no sea un halago para ellos, que utilice un formulario en su página web.

Para colmo de despropósitos, si pides una canción en el formulario te añadirán sin tu consentimiento a una lista de correo con publicidad de su empresa y como a alguien les dé por denunciarlos en la APD se les va a caer el pelo.

Lo que es no tener ni idea… ¡menúos pofesionales están hechos!

Elías Casado en Iniciador Granada: deporte y emprendimiento

Cuando recibí un correo que me anunciaba el siguiente evento de Iniciador Granada y vi que el ponente era un tirador de esgrima, me sentí un poco fuera de juego. A bote pronto es difícil encontrar la relación entre un deportista de élite en un deporte minoritario y los emprendedores.

Después fui a su página web y descubrí que su actividad como espadachín se complementa con un trabajo bastante bien llevado de comunicación y patrocinios y pensé que nos hablaría sobre cómo convertirse en un autónomo, un microemprendedor del deporte.

Para que la cosa no me pillara de sorpresa me leí un par de artículos de la Wikipedia sobre esgrima para saber qué son todos esos bailecitos que hacen unos señores vestidos de blanco con una careta de apicultor y atados con un cable (será para tirar de ellos hacia atrás si la cosa se pone fea no vaya a ser que se peleen). 🙂 Ahora ya sé algo sobre florete, sable y espada, asaltos, caretas, copas y campeonatos del mundo y el dolor atávico que genera un touché.

Y allí estaba yo sentado dispuesto a escucharlo rodeado de un montón de gente joven y muchas caras nuevas. Casi todos eran nuevos en Iniciador

Y me encontré con algo que no me esperaba: Elías Casado, un muchacho de veinte años me contaba (en una ponencia express y casi sin turno de preguntas) que tenía un sueño, ir a los juegos olímpicos de Brasil y (esto ya no lo dijo pero se le supone) ganar una medalla, la gloria olímpica, y que sus motivaciones y sus actitudes para conseguirlo son iguales que las de cualquier emprendedor que monta su negocio. Y ayer aprendí dos cosas:

  • la primera en un vídeo en el que un entrenador retenía a su pupilo bajo el agua hasta el límite físico y al dejarle salir para respirar le preguntó «¿Qué era lo que más querías hacer cuando estabas ahí debajo? Respirar -respondió el pupilo- Ahí debajo -siguió el entrenador- no pensabas en fiestas, en chicas, en dinero, en fama; cuando pienses en conseguir tu objetivo tanto como pensabas en respirar cuando casi te ahogabas, entonces estarás listo para triunfar.» Suena a tópico pero el primer requisito para conseguir algo es sacrificarse, ya se sabe que «la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar» 🙂
  • la segunda es la importancia de centrar tu negocio en el core business, en hacer intensamente eso que haces bien y rodearte de personas y empresas que te ayuden a llevar adelante los aspectos no esenciales de tu negocio. Si tu «negocio» es la esgrima, deja que sean otros quienes te aconsejen sobre comunicación, marca personal, patrocinios, etc. y céntrate en ser el mejor tirador del mundo en tu categoría. Si tu negocio es una app móvil, haz que sea la mejor del mundo y deja que sean otros quienes te marquen el camino en marketing y comunicación. Si eres un as del marketing, no te empeñes en desarrollar productos sin saber programar o modelar barro, véndelos pero no los hagas.

Fue una pena no tener más tiempo para escucharle porque fue una visita express, cuatro horas de AVE y coche para venir y otro tanto para ir, para dar una charla de hora y cuarto y responder un par de preguntas. No hubo tiempo para más y fue una lástima.

En cuanto a la nueva etapa de Iniciador Granada, desearle a Maciej y a sus colaboradores toda la suerte del mundo para el lio en el que  se han metido. 😉